Herramientas para la calidad en bibliotecas

Introducción
Los problemas de calidad en cualquier empresa o institución de servicios, se deben, principalmente a la variabilidad en sus resultados. La variabilidad tiene múltiples causas. De hecho, la variabilidad es inherente a todo proceso.

Mediante el uso de las herramientas básicas para la calidad podemos conocer las causas principales de la falta de calidad en el servicio al usuario, tratándose del servicio en bibliotecas.

En esta ocasión, presento el Diagrama de Ishikawa, herramienta que permite encontrar las causas que ocasionan un problema de calidad.

Este diagrama es conocido indistintamente como Diagrama de Causa-Efecto, Diagrama de Espina de Pescado, Diagrama de las M’s o Diagrama de Ishikawa, en honor a Kaoru Ishikawa, quien lo inventó en 1953.

Diagrama de Causa-Efecto
El diagrama de causa-efecto o de Ishikawa es un método gráfico que relaciona un problema o efecto con los factores o causas que posiblemente lo generan.

El uso de esta herramienta permite encontrar las causas potenciales de los problemas de calidad.

Típicamente, un diagrama de Ishikawa es el resultado de una sesión de lluvia de ideas en la que los miembros de un grupo dan opiniones acerca de cómo mejorar un producto, un proceso o un servicio. El objetivo principal está representado por el tallo principal del diagrama y se representan factores principales como ramas. Se añaden factores secundarios como ramas más delgadas, y así sucesivamente. La creación del diagrama estimula la discusión y lleva a un conocimiento mayor de un problema complejo.

Si bien un principio de la lluvia de ideas es no imponer restricciones a la participación, un diagrama de Ishikawa con muchas causas habla de poca estandarización en el proceso. (VARA SALAZAR, 2010)

El método de las seis M (6 M) es el utilizado comúnmente, consiste en agrupar las causas potenciales en seis ramas principales: 1. Métodos de trabajo, 2. Mano o mente de obra, 3. Materiales, 4. Maquinaria, 5. Medición y 6. Medio ambiente.

Ventajas del Diagrama Causa-Efecto
1. La preparación del diagrama es educacional en sí misma
2. El diagrama sirve como guía para la discusión del problema
3. Las causas del problema se buscan de manera activa y los resultados quedan plasmados en el diagrama
4. Se pueden recolectar datos con un diagrama Causa-Efecto
5. El diagrama muestra el nivel de conocimientos técnicos que se han alcanzado sobre el proceso
6. Puede utilizarse para atacar cualquier problema

Qué tener en cuenta al construir el diagrama
• No confundir los efectos con las causas y las contramedidas
• Mantener la visión colectiva: cualquier idea por irrisoria que parezca puede ser la clave de la solución del problema
• Poner el diagrama dentro de un proyecto de mejora
• Mejorar el diagrama permanentemente
• Utilizar todas las hojas necesarias
• Ampliar los usos del diagrama.

La construcción del diagrama se basa fundamentalmente en mantener la pregunta:
¿Por qué ocurre esta dispersión o problema de calidad?
De esta manera, las ramas se organizan de acuerdo a las 6M : Mano de obra, Métodos, Máquinas,
Material, Mediciones, Medio Ambiente.
Ventaja: Se concentra en el proceso y no en el producto
Desventaja: No es ilustrativo para quienes no conocen el proceso

Ejemplo de un diagrama aplicado a un problema de calidad en bibliotecas: las quejas de los usuarios.




Resultados
Como podemos observar, el diagrama que se utilizó para intentar descubrir las posibles causas de las quejas de los clientes de una biblioteca fue el de Tipo de Enumeración de Causas.

El diagrama arroja que las posibles causas se manifiestan más en los métodos y la mano de obra, ya que no se cuenta hasta este momento con los procedimientos necesarios que describan y dejen claro al personal las actividades que debe realizar para la atención del cliente.

Es de resaltar que el personal necesita de igual modo, capacitación y desarrollo para que pueda ofrecer servicios de calidad, evitando con ello las quejas de los clientes.

Obra consultada.
GUTIERREZ PULIDO, Humberto y VARA SALAZAR, Román. Control estadístico de calidad y Seis Sigma. México: McGraw-Hill, 2009.

La documentación de las actividades como medio para alcanzar la calidad

Introducción
La documentación es parte esencial en cualquier tipo de industria, documentando se demuestran las actividades que se realizan en el día a día de cada empleado y se registran las evidencias en el cumplimiento de los procesos de un sistema de gestión de calidad.

Un método
La documentación debe ser un método que demuestre que la empresa trabaja de forma controlada, no debe ser vista como una mera pérdida de tiempo, con la documentación de cada una de las actividades se demuestra que se opera siguiendo los procedimientos establecidos en el sistema de gestión de calidad, minimizando los riesgos hacia la calidad.

La documentación sirve también para liberar productos o servicios conformes que lleguen al mercado para cumplir y satisfacer las necesidades de los clientes. Ayuda también para encontrar algún problema o no conformidad en el producto y sobre todo, ayuda al personal a ser proactivo en las auditorias de calidad. La importancia de establecer un sistema documental estriba en la mejora de la productividad y la eficiencia, tomando en consideración los puntos anteriormente citados.

La documentación prueba que el producto se elaboro conforme a los requisitos especificados por el sistema de gestión de calidad. La generación de los documentos dependerán de diversos factores como son: el tamaño de la empresa, el tipo de actividad que realiza, la capacitación de los empleados, la complejidad de los procesos, etc.

Existen “Buenas Prácticas de Documentación” las cuales permiten estructurar y mantener sistemas de documentación, para ello es necesario seguir algunos pasos sencillos.

Enfoque sistémico
Al referirse al enfoque sistémico, Martínez Flores señala que toda empresa de manufactura debe contar con seis sistemas que trabajen e interactúen de forma armonizada para que la producción sea de calidad.

El enfoque sistémico es representado por una esfera amplia la cual es el sistema de gestión de calidad (SGC) e incluye a los otros cinco sistemas. Cada uno de ellos debe cumplir con la función encomendada por el SGC lo que permitirá cumplir con los estándares de calidad establecidos. El SGC es la esfera más importante del sistema, de ahí que su estructura y operación debe estar bien establecida para lograr la productividad y eficiencia esperada.

Conclusiones
Desde el punto de vista que establece la autora, iniciar y mantener un sistema de documentación en cualquier industria permitirá el aseguramiento de la calidad en los productos y servicios que se oferten.

Estructurar un sistema de documentación hará que las actividades del día a día en la producción sean fácilmente identificables y sostenibles por los empleados, mejorando con ello la productividad y eficiencia.

Documentar las actividades es relativamente una tarea sencilla si pensamos que ello redundará en beneficios económicos para la institución o empresa, y por consecuencia para cada uno de los empleados. La documentación es fácil si se siguen algunos pasos como la sencillez en su elaboración, poco extensos, el uso de formatos estandarizados, el uso correcto del idioma, etc.

Sobre todo, el sistema de documentación debe evaluarse constantemente para permitir que exista siempre una buena práctica documental.

MARTÍNEZ FLORES, Elizabeth. Poner orden es fácil. En: Manufactura. Noviembre de 2009. pp. 90-98.

El Pensamiento estadístico

“El pensamiento estadístico será un día tan necesario para el ciudadano eficiente como la capacidad de leer y escribir."

H.G. Wells.

Introducción

La estadística había sido considerada una herramienta para la organización de cuestiones numéricas tal como lo menciona la siguiente definición: “The mathematics of the collection, organization, and interpretation of numerical data”[1]. Pero, desde un punto de vista más especifico, puede ser considerada como parte importante de la vida cotidiana, no solo por cuestiones numéricas, sino como una herramienta indispensable para la comprensión de muchos datos y de un razonamiento más completo y complejo dentro de un área de aprendizaje.

La estadística se conforma por un grupo de técnicas y de conceptos orientados a la recolección y análisis de datos, tomando siempre en consideración la variación que producen los mismos.

Pensar en forma estadística implica tomar la información del proceso que se realiza para conocerlo y aprender de él, pero sobre todo, ese aprendizaje y conocimiento debe llevar a tomar acciones para mejorar el proceso conocido.

Pensamiento Estadístico

El pensamiento estadístico es una filosofía dentro de la cual el aprendizaje y la acción se basan en tres principios, cualquier trabajo ocurre en procesos interconectados, dentro de éstos existen variaciones y para poder tener éxito al aplicar este pensamiento hay que entender los procesos y reducir las variaciones.

La base del pensamiento estadístico es su filosofía de aprendizaje y acción, es decir, el como una persona reacciona, procesa y responde ante la información.

Dentro de los tres principios de este pensamiento se debe tomar en cuenta del primero que:

  • el trabajo debe ser considerado como un proceso que puede ser estudiado y mejorado para así, tener mejores resultados.
  • los procesos no operan por si mismos, están interconectados con el resto del sistema. Por eso, a veces resulta contraproducente aislar el proceso causando un efecto desastroso a todo el sistema.

Del segundo principio que:

  • no dejar que las variaciones se vuelvan parte fundamental del sistema o del resultado, tratando de alcanzar un objetivo irreal.

Del tercer principio que:

  • las personas serán capaces de utilizar los métodos estadísticos si antes aplican el pensamiento estadístico para entender y reducir las variaciones que puedan presentarse.

El pensamiento estadístico puede ser aplicado en diferentes niveles dependiendo el trabajo que se realiza. Se da con los ejecutivos, que es en donde la organización toma forma, es decir, el nivel estratégico. El siguiente nivel es el gerencial, desde donde se guía la estrategia y el último nivel, el operacional, en donde se lleva a cabo el trabajo, con los empleados.

Descripción

Nivel

Responsable

Toma forma la organización

Estratégico

Ejecutivos

Se dan los procesos para guiar la organización

Gerencial

Gerentes

Se lleva a cabo el trabajo

Operativo

Empleados

El pensamiento estadístico en el nivel estratégico, ayuda a que los Ejecutivos generen actividades a largo plazo que guiaran las funciones de la organización laboral.

A nivel gerencial, se utiliza para que los gerentes den forma a los lineamientos en las actividades operacionales con direcciones precisas.

A nivel operacional, se utiliza para generar actividades que mejoren el proceso laboral diario.

Así que, como puede verse, el pensamiento estadístico no es solo parte de los métodos numéricos en los cuales se organizan, sino también el poder conocer los problemas que se pueden generar y dar soluciones precisas, tomando en cuenta los tres niveles que se encuentran en cualquier esquema específico. Tales como, una junta empresarial, una escuela con numerosos alumnos en una clase o hasta en el Sector Salud.

El pensamiento estadístico puede utilizarse en todas las partes de una organización y en todas las funciones de un trabajo: empresas de producción, Servicios financieros, educación, gobiernos, bibliotecas, centros de salud, transporte, software, en funciones de marketing, ventas, producción, investigación y desarrollo, ingeniería, recursos humanos, sistemas de información, finanzas y un largo etcétera.

Conclusiones

Como pudimos observar, el pensamiento estadístico es una forma de pensar y razonar las cosas que vemos a partir de los datos duros. El pensamiento estadístico permite tomar decisiones en momentos determinados de incertidumbre.

Sobre todo, el pensamiento estadístico debe utilizarse en todo momento ya que nos ayuda a encontrar soluciones a los problemas planteados.

Desafortunadamente el pensamiento estadístico no es utilizado al ciento por ciento por las personas que toman decisiones en las empresas y organizaciones, su uso permite crear una cultura estadística con la cual se fortalece el sistema de gestión de calidad implantado.

Más que ser emprendedor, el bibliotecario o cualquier otro profesional de la información debe orientar las acciones y los servicios de la biblioteca basandose en las necesidades sentidas de los usuarios a los que se atienden, estas necesidades se pueden conocer aplicando las herramientas estadísticas para la calidad que nos lleven a generar servicios adecuados que satisfagan las necesidades expresadas por los usuarios.



[1] The American Heritage Dictionary, Dell Publishing, 1994 p. 795


Consulte además: GUTIERREZ PULIDO, Humberto. Control estadístico de calidad y Seis Sigma. México: McGraw-Hill, 2009.

Algunos retos para las bibliotecas públicas mexicanas


Las bibliotecas públicas en el país han sido y seguirán siendo parte fundamental del desarrollo sociocultural y educativo, sin embargo, se requiere un cambio estructural desde el ámbito educativo que permee el desarrollo de las bibliotecas públicas y su función formativa.

En México, la mayoría de las bibliotecas adscritas a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas se han convertido en lugares para almacenar libros y no en espacios para la obtención de conocimiento y diversión. En algunos casos, las instalaciones se encuentran deterioradas, no cuentan con el acervo y el mobiliario adecuado para ofrecer servicios de calidad y los bibliotecarios presentan bajos niveles de profesionalización. Con un bajo índice de consultas diarias, las bibliotecas son entes vacíos debido a la falta de acervos actualizados y de fácil acceso para la población. La recuperación de la información no es eficiente debido a lo obsoleto de los materiales y a la falta de desarrollo de habilidades informativas. En otros términos, los usuarios no encuentran lo que buscan por que lo que buscan no se encuentra descrito, recuperable y actualizado, además de que no se cuenta con servicios automatizados que faciliten a los usuarios la recuperación de la información de forma eficiente y ágil.

Aunado a ello, no se contemplan actividades que resulten atractivas para los usuarios adolescentes y adultos ya que la mayoría de éstas van enfocadas a la población infantil que acude a las bibliotecas.

En los municipios, es común que el personal bibliotecario cambie cada tres años, cuando cambia el gobierno municipal. Debido a ello, las bibliotecas públicas en el país no cuentan con personal hábil en el manejo y recuperación de la información que les permita ofrecer servicios y productos que orienten a los usuarios en la satisfacción de sus necesidades de información.

Todo ello significa un reto para la Dirección General de Bibliotecas, reto que es posible enfrentar con la suma de voluntades, pero sobre todo, con creatividad y asertividad de su pesonal.

La biblioteca pública


El manifiesto de la UNESCO (1994) en favor de las bibliotecas públicas establece a la biblioteca pública como un centro de información que facilita a sus usuarios todo tipo de datos y conocimientos.

Por otro lado, la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en las Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas (2001) definen a la biblioteca pública como:
“Una organización establecida respaldada y financiada por la comunidad, ya sea por conducto de una autoridad u órgano local, regional o nacional, o mediante cualquier otra forma de organización colectiva. Brinda acceso al conocimiento, la información y las obras de la imaginación gracias a toda una serie de recursos y servicios y está a disposición de todos los miembros de la comunidad por igual, sean cuales fueren su raza, nacionalidad, edad, sexo, religión, idioma, discapacidad, condición económica y laboral y nivel de instrucción.”

De igual manera, la biblioteca pública debe ser considerada como un espacio de encuentro donde convergen ideas, puntos de vista y perspectivas, es decir, la biblioteca pública cumple la función social de espacio público abierto al debate y al dialogo democrático.

En su folleto explicativo “La biblioteca pública” (2004), la Dirección General de Bibliotecas (DGB) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) nos dice que la biblioteca pública es una “institución que proporciona gratuitamente diversos servicios y recursos bibliotecarios”.

Desde mi punto de vista, la biblioteca pública es un centro para el conocimiento y la diversión con materiales documentales organizados para su uso. Es un espacio libre y gratuito donde convergen y se desarrollan ideas y proyectos. Es un ambiente de desarrollo y conocimiento personal y profesional para los que acuden a ella.

Objetivos de la biblioteca pública
El manifiesto de la UNESCO de 1994 sobre la biblioteca pública enmarca 12 objetivos para la biblioteca pública, los cuales son:

1. crear y consolidar el hábito de la lectura en los niños desde los primeros años;
2. prestar apoyo a la autoeducación y la educación formal de todos los niveles;
3. brindar posibilidades para un desarrollo personal creativo;
4. estimular la imaginación y creatividad de niños y jóvenes;
5. sensibilizar respecto del patrimonio cultural y el aprecio de las artes y las innovaciones y logros científicos;
6. facilitar el acceso a la expresión cultural de todas las artes del espectáculo;
7. fomentar el diálogo intercultural y favorecer la diversidad cultural;
8. prestar apoyo a la tradición oral;
9. garantizar a todos los ciudadanos el acceso a la información comunitaria;
10. prestar servicios adecuados de información a empresas, asociaciones y agrupaciones;
11. contribuir al mejoramiento de la capacidad de información y de las nociones básicas de informática;
12. prestar apoyo a las actividades y programas de alfabetización destinadas a todos los grupos de edad, participar en ellas y, de ser necesario, iniciarlas.

En nuestro país, La DGB dicta como objetivo de la biblioteca pública el de “garantizar el acceso a la lectura y a los distintos medios y fuentes de información y el conocimiento a todos los habitantes de la comunidad donde se ubica”.

Además, la biblioteca pública, señala la DGB, debe contemplar la diversidad étnica y cultural, los distintos tipos de edad, niveles socioeconómico y educativo de la población a la que atiende.

Sin embargo, señala como características de la biblioteca pública las siguientes:

• “Es un local que ofrece condiciones adecuadas para la lectura, el estudio y la recreación.

• Contiene un acervo de libros catalogados y clasificados, organizados de tal forma que quienes deseen hacer uso de ellos puedan encontrarlos con facilidad y rapidez.

• Cuenta con un catálogo público dividido por autor, título y materia, integrado por tarjetas catalográficas con información de cada uno de los libros del acervo, ordenadas alfabéticamente, las cuales se encuentran a disposición de los usuarios”.
Es importante señalar en este punto que la DGB contradice lo estipulado por la IFLA y UNESCO al considerar a la biblioteca pública como un “local”, de igual manera, el acervo y el catálogo público disponibles en las bibliotecas es seleccionado e integrado desde la capital del país.

De esta manera, las colecciones existentes en las bibliotecas públicas del país no están dirigidas a cubrir las necesidades de información ya que no existen estudios de usuarios y por consecuencia no se da el desarrollo de colecciones acordes a los requerimientos de la comunidad a la que la biblioteca pública sirve.

De igual forma, la dotación de mantenimiento que realiza la DGB para acrecentar el número de volúmenes de las colecciones de las bibliotecas públicas no tiene una periodicidad y cantidad estipulada de materiales. Esta se realiza de forma aislada y en cantidades pequeñas que no logran impactar el crecimiento y mejoramiento del acervo.

Usuarios
De acuerdo al Atlas de Infraestructura cultural de México (2003), “la atención de las bibliotecas se ha concentrado en la población de escolaridad básica – se estima que el 70% de las consultas corresponde a estudiantes, principalmente de secundaria, para la elaboración de sus trabajos escolares –“.

Servicios
En función de la diversidad de usuarios a los que sirve la biblioteca pública se dan en ellas una gran variedad de servicios. Por ello, el Manifiesto de la UNESCO establece que los servicios de las bibliotecas públicas deberían ser gratuitos.

Por su parte, la IFLA menciona como servicios de la biblioteca pública los siguientes: “servicios relacionados con el acceso al documentos, (consulta y préstamo); servicios de información y referencia; servicios para niños; actividades culturales; atención a personas discapacitadas; servicios a personas que por su situación especial no pueden acudir a las bibliotecas (personas hospitalizadas, soldados residentes en acuartelamientos, personas confinadas en instituciones penitenciarias, etc.); servicios a minorías étnicas y lingüísticas y servicios a escuelas.”

Los servicios que se ofrecen en las bibliotecas públicas en México, en la generalidad de los casos son los siguientes:

• Préstamo interno
Este servicio se proporciona con estantería abierta, consiste en proporcionar a los usuarios el acceso a los materiales documentales que componen sus colecciones, además de la consulta del catálogo público.

• Préstamo a domicilio
Este servicio consiste en la autorización que se otorga a los usuarios para llevar fuera de la biblioteca los materiales documentales fuera de reserva.

• Servicio de consulta
El servicio de consulta consiste en proporcionar ayuda personal y directa por parte del bibliotecario en la búsqueda de información con el fin de responder a preguntas específicas de los usuarios, utilizando los materiales y recursos existentes dentro y fuera de la biblioteca.

• Orientación a usuarios
Consiste en proporcionar a los usuarios la información sobre las áreas, colecciones y servicios que se ofrecen, cómo están distribuidos, organizados y cómo hacer uso de ellos, con el fin de que puedan utilizar hábilmente la biblioteca.

• Fomento a la lectura
El servicio de fomento a la lectura consiste en ofrecer a la comunidad diversas actividades encaminadas a promover su acercamiento a la lectura y a fortalecer su vida cultural.

• Servicios digitales de información
Los servicios digitales consisten en facilitar al usuario el acceso a la información disponible en medios electrónicos e Internet.
• Fotocopiado
El servicio de fotocopiado permite a los usuarios obtener parte del documento consultado, sobre todo de materiales que no se prestan a domicilio.

Si los recursos de la biblioteca lo permiten, puede ofrecer los servicios de biblioteca móvil o de extensión bibliotecaria, los cuales consisten en atender a las personas que por su situación especial no pueden acudir a la biblioteca.

Colecciones
Cuando hablamos de la colección de la biblioteca nos referimos a los fondos bibliográficos o documentales, los cuales son: libros, publicaciones periódicas, folletos, manuscritos, música, discos compactos, etc. La colección de cada biblioteca no se puede concebir como algo estático.
Las colecciones que poseen las bibliotecas públicas mexicanas se encuentran normadas acorde con el Reglamento General de los Servicios Bibliotecarios (2004), en dicho reglamento se establece que la biblioteca pública deberá contar con cuatro colecciones básicas:

1. Colección general
Esta colección está compuesta por los materiales que versan sobre temas de todas las áreas del conocimiento humano.

2. Colección de consulta
Colección compuesta por materiales enciclopédicos (generales y especializados), diccionarios (especializados, idiomáticos y biográficos), directorios, atlas, almanaques, manuales, índices y bibliografías los cuales ofrecen información breve y precisa sobre diferentes temas.

3. Colección de publicaciones periódicas
Compuesta por revistas, diarios, boletines, estadísticas, etc., que contienen información actualizada sobre diversos temas.

4. Colección infantil
La colección infantil se compone por los materiales dedicados a los niños como libros recreativos, de consulta y generales.

Además de las colecciones básicas, la biblioteca puede ofrecer:

5. Colección de materiales audiovisuales
La cual se compone de películas cinematográficas, música, documentales, etc., en formatos como el DVD, CD-ROM, Videocasetes, Juegos didácticos, Audiocasetes, etc.


6. y la Colección especial
Esta colección puede estar compuesta por el material documental que por sus características y uso son diferentes a las colecciones antes mencionadas. Generalmente esta colección se compone por la bibliografía local.

Si los recursos de la biblioteca lo permiten puede contar además con una colección impresa en sistema Braille destinada para las personas débiles visuales o ciegas.

Derechos de autor y acceso a la información


En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas

es contrario a su dignidad de hombre,

ninguna tiranía puede dominarle.

Mohandas Gandhi

La defensa de los derechos de autor esta ligada a la historia del libro y las bibliotecas, bien es cierto que no hay autores sin lectores y, éstas últimas han fomentado que los autores tengan siempre lectores fieles a su pluma.



El derecho de autor, según el Diccionario de la Lengua Española es “El que la ley reconoce al autor de una obra para participar en los beneficios que produzca su publicación, ejecución o reproducción, y que alcanza, en algunos casos, a los ejecutantes e intérpretes”.



En la Ley Federal del Derecho de Autor se define a éste como “el reconocimiento que hace el Estado en favor de todo creador de obras literarias y artísticas previstas en el artículo 13 de esta Ley, en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial”.



La publicación de cualquier obra va encaminada a apoyar una de las tareas primordiales de la educación, esto es, la divulgación del conocimiento humano, la publicación de un libro contribuye a generar riqueza cultural y sobre todo a que la mayor cantidad de personas accedan a ese conocimiento humano.



No podemos dejar de lado que cada autor merece una remuneración por su creación, tal es el caso que “la industria editorial estima que, por concepto de reprografía ilegal, es decir fotocopias y piratería, se imposibilita el pago de cerca de 200 millones de pesos en regalías.”[1]De esta manera, el derecho a la información no debería pasar por encima de los derechos de autor.



Considerando que el libre acceso a la información es un derecho humano y que las bibliotecas públicas tienen el deber de defender pero sin dejar de lado que el autor tiene derecho de obtener ganancias por sus obras, Juan Domingo Argüelles sostiene que “No creo que haya contradicción entre el derecho libre y gratuito a la información y el derecho de autor. Las instituciones públicas están obligadas a proporcionar a la gente la solución de estas necesidades sin que por ello violenten los derechos patrimoniales y morales de los autores. Son ellas las que tienen que establecer los mecanismos y respetar las condiciones”[2]



En el Capítulo II de la Ley Federal del Derecho de Autor (Publicada en el DOF en 1996 y reformada en 2003) el artículo 148 menciona que las obras publicadas podrán utilizarse siempre y cuando no sea para explotación fuera de la normal y sin autorización previa, citando la fuente y sin alterar la obra en los siguientes casos: cita de textos, reproducción de artículos, fotografías, ilustraciones y comentarios, reproducción de partes de la obra, para la crítica e investigación científica, reproducción por una sola vez, y en un sólo ejemplar, de una obra literaria o artística. Así como para uso personal y privado de quien la hace y sin fines de lucro, reproducción de una sola copia, por parte de un archivo o biblioteca, por razones de seguridad y preservación, y que se encuentre agotada, descatalogada y en peligro de desaparecer.



En el artículo 231 se menciona que constituye una transgresión a la ley cuando sean llevadas a cabo con fines de lucro la reproducción de las obras protegidas. Las bibliotecas públicas o privadas no viven ni se financian de las fotocopias que sus usuarios realizan en ellas, muchas veces el dinero obtenido es para la adquisición de nuevos títulos.


Sin embargo, el Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CEMPRO) señala que “En México, se efectúan, al año, alrededor de 7 mil millones de fotocopias de material protegido por el Derecho de Autor (obras literarias, pero hay que recordar que es común que éstas incluyan imágenes, es decir, obras gráficas).

• Si cada libro fotocopiado tuviera 250 páginas, el fotocopiado realizado equivaldría a 28 millones de libros.

• Si cada libro costara, en promedio, $100.00 (cien pesos), se tendría un total de 2,800 millones de pesos”.[3]



El CEMPRO menciona la reproducción total del libro, cosa que no sucede o no debe suceder en las bibliotecas, y para evitar la reproducción ilegal de las fotocopias “invita” a contar con una licencia para fotocopiado, la cual “es un permiso legal, que bajo ciertas condiciones CeMPro otorga en representación de sus socios a los usuarios, para que puedan reproducir mediante fotocopia o de manera digital las obras literarias de su repertorio*, a cambio de una remuneración económica”.[4]



De esta manera, las bibliotecas que cuenten con esta licencia deben pagar 0.17 más I.V.A. por cada página fotocopiada, considerando el 35% del total anual que declare haber fotocopiado. Habrá que esperar a que la Dirección General de Bibliotecas del CONACULTA se pronuncie al respecto.


Las Directrices IFLA/UNESCO para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas consideran que éstas deberán fomentar y respaldar la ley, la cual deberá permitir un equilibrio justo entre los derechos del autor y las necesidades de información de los usuarios.


En bibliotecas públicas lo justo es que cada usuario tenga la información que satisfaga su necesidad de información, lo justo es también, que cada autor consiga obtener las ganancias justas que retribuyan su trabajo, es importante entonces que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto y logren la equidad correspondiente.


[1] ENRÍQUEZ FUENTES, Elena. Los derechos de autor y las instituciones académicas. En: Libros de México. No. 83, Noviembre 2006 – Enero 2007. p. 15.

[2] ARGÜELLES, Juan Domingo. La información no es lo más importante. En: Libros de México. No. 84. Febrero – Abril 2007. p. 12

[3] CEMPRO. Preguntas frecuentes. [En línea]. Disponible en: http://www.cempro.com.mx/doc/faq.php

[4] Ibídem.

El cabildeo : estrategia para posicionar a las bibliotecas

En estos últimos días ha circulado dentro del gremio bibliotecario la iniciativa de reformas a la Ley General de Bibliotecas, como siempre, la discusión se torna acalorada, sin embargo no trasciende, se queda en el discurso, nos hace falta “bajar” los planteamientos, por demás interesantes, sobre el que hacer ante las propuestas emitidas por la fracción partidista que la emite.

En su libro Cabildeo Hula menciona: “Hoy en día, los intereses organizados libran sus principales batallas predominantemente en coaliciones. Estas coaliciones para el cabildeo son también la base sobre la que se construye el consenso político (…)”[1]

Una coalición es un grupo de personas o instituciones que busca el bien común, que busca incidir mediante estrategias bien definidas en las políticas públicas.

Hula menciona también que “en términos sencillos, la posición que un grupo mantiene en una coalición y el papel que juega en ella dependen directamente de la coincidencia de las metas, prioridades y recursos del grupo”. Prioridades y metas en común existen, ¿que nos falta a los bibliotecarios mexicanos para poder conformar un grupo que realice estrategias de cabildeo?

Al interior del gremio bibliotecario mexicano no existe una unión que nos haga figurar, que nos haga presente en el ámbito legislativo, sin embargo, existen bibliotecarios comprometidos, especialistas que pueden obtener reuniones de trabajo con los representantes de los partidos, en este caso, con la representación del Partido Verde Ecologista, considero que estamos en un buen momento de sacudirnos el discurso y poner en práctica los planteamientos que se han venido dando.
_______________
[1] HULA, Kevin W. Cabildeo = Lobbying. México : Limusa, 2002.